Doctor Max. de Jesús Rojas



Club Mauricio Báez

Club Mauricio Báez
Pinceladas sobre el origen del Club Mauricio Báez
Por el doctor Max. de Jesús Rojas
Autor del libro que narra parte de la vivencia de sus 94 años de edad

Me insinúa, mi amigo inseparable; Laddy Cortorreal, que escriba algo sobre el Club Mauricio Báez.

Aquí va:
Habían dos solares, de quinientos metros, al lado de mi casa; los cuales estaban llenos de basuras.

Estos solares además de estar llenos de basuras, en el fondo del lado norte había una mata de plátano, un viejo, en una choza hecha por él; de cartones usados, de techo hecho de cartones usados y de ramas de palmas.

Además en ese lado, había una empalizada de alambre de púas; y postes de cambrón, Una casa de zinc habitada.

Ahora; del lado Sur que da a la calle, tres frondosos framboyanes, los cuales daban una extensa sombra con un frescor inigualado.

Por el lado Este: Una hermosa mata de tamarindo productiva;
Mi casa y una cuartería de mi propiedad

Por el lado Oeste: Mi memoria falla; sé que había cercas, no recuerdo si era por alambre si era por casas etc.

Querido lector, si vos habéis leído en esta revista; el principio,
De la cancha del club Mauricio Báez; y deciros a vos que eso no seis así ,
¡Estáis equivocado!

Ahora empezaré a escribir sobre parte de la vivencia de nuestro club Mauricio Báez

¡Por lo general, como toda juventud; osada y valiente; del centro del barrio de Villa Juana se levanta y se concibe una sociedad, cuyo lema era: Deportes, Independencia y Cultura

Esta sociedad se fundó a la sobra y a la dulce brisa de tres framboyanes; que habían en los dos solares, que luego fueron cancha de basket.

En esta sociedad, cada lema tenía un jefe,

Ejemplo:
En el deporte; Leo Corporán;
En independecia; Todos los miembros de la sociedad,
En Cultura:
El cabo Doñé.

El jefe de los deportes, en la sociedad, Leo Corporán tuvo visión de águilas al pensar que esos dos solares únicamente servirían para una cancha de basket.

Y se puso en acción,
Con el bando del lema del deportes a trabajar ellos mismos y lograron una cancha pavimentada de caliche así practicaban estos jóvenes donde era triste verlos cuando llovía enlodados hasta las rodillas jugaban partidos en ellos y también 21.

A esta cancha venían,
Viejos deportistas retirados como Virgilio Travieso Soto, Wiche Saleta. Este último fue quien demarcó la cancha y visitaba mucho ver jugar a los muchachos, Virgilio Travieso Soto se mantenía criticando a los muchachos, quienes jugaban.

El pensaba que esos muchachos, no irían a ninguna parte
¡Fue sorprendido cuando se hizo el primer interbarrial de basket!
A Ripley le gustaba el boxeo, pero venía a la cancha con Wiche Saleta y Travieso, si no mal recuerdo, el club tenía unos teams o equipos categorías B y D y un menor de 14 años.

Como quedaron esos intercambios interbarriales: El B en segundo lugar; el D; donde estaba mi hijo Egar en 4to. Lugar.

¡Aquí un suceso, en uno de lo remate en la cancha,

porqué no había gradas no había techo:
con pocas palabras, la cancha no estaba apta, para jugar un interbarrial.

El team de los 14 años hacia abajo, junior obtuvo el primer lugar donde el jugador 5to. El playmaker era sobrino de doña Diala Prat.

Olvidaré escribir o mencionar el suceso, pero aquí va:

Edgar un mozalbete de casi 2 metros de estatura; y otro de poca estatura, pero se entró a rematar no sabiendo el peligro que iba acontecer: con el lodo le saco un central de su dentadura.

Todo esto escrito anteriormente, si mal no recuerdo fue por la década del 60 en la década del setanta; si mal no recuerdo,
Fue cuando se inspiró ese super hombre al que todo Villa Juana o mejor dicho todos sus habitantes el desean o le profesan una admiración, un agradecimiento, un respeto, aún no concebido de lo que se le tiene a Leo Corporán.

Este generoso Leo Corporán dedicado a Villa Juana, dándole escuela, liceo, anfiteatro, biblioteca, dispensario, habitacional y comercial,
Quiero preguntarle al querido lector, ¿Hay otro super hombre que haya hecho todo esto en un barrio de Santo Domingo.?