sunCaribbean.net
Guía virtual del Caribe
 

REPUBLICA
DOMINICANA
SANTO DOMINGO
La isla

Info
  La Isla
Geografía
 Ecología
 Artes
 Folklor
RestaurantesLa OportunidadLa OportunidadCabañasLas playasAgencias de Viajes
             
LA ISLA ( parte dominicana )

Mi País
Gobierno
Web Gub.
Censo Nacional
8mo Censo Nacional 2002
Partidos Políticos
Identidad nacional:
Himno a la patria
Bandera y escudo
 
Juan Pablo Duarte
por Enrique Patín Veloz
Grandes figuras:

Origen de la población dominicana

Himno Nacional

Composición musical consagrada por
la Ley No. 700, de fecha 30 de mayo de 1934,
es invariable, único y eterno.

Letra: Emilio Prud’Homme (1883) Música: José Reyes

Quisqueyanos valientes, alcemos
nuestro canto con viva emoción
y del mundo a la faz ostentemos
nuestro invicto glorioso pendón.

Salve el pueblo que intrépido y fuerte
a la guerra, a morir se lanzó
cuando en bélico reto de muerte
sus cadenas de esclavo rompió.

Ningún pueblo ser libre merece,
si es esclavo, indolente y servil,
si en su pecho la llama no crece
que templó el heroísmo viril.

Más Quisqueya la indómita y brava,
siempre altiva la frente alzará
que si fuere mil veces esclava
otras tantas ser libre sabrá.

Que si dolo y ardid la expusieron
de un intruso señor al desdén,
¡Las Carreras!, ¡Beler!..campos fueron
que cubiertos de gloria se ven.

Que en la cima de heroico baluarte
de los libres el verbo encarnó,
donde el genio de Sánchez y Duarte,
a ser libre o morir enseñó.

Y si pudo inconsulto caudillo
de esas glorias el brillo empañar
de la guerra se vió en Capotillo
la bandera de fuego ondear.

Y el incendio que atónito deja,
de Castilla al soberbio león,
de las playas gloriosas se aleja
donde flota el cruzado pendón.

¡Compatriotas!, mostremos erguida
nuestra frente orgullosa de hoy más;
que Quisqueya será destruida
pero sierva de nuevo, ¡jamás!

Que es santuari o de a m o r cada p ech o
do la Patria se siente vivir;
y es su escudo invencible el derecho
y es su lema: ¡Ser libre o morir!

¡Libertad!, que aún se yergue serena
la victoria en su carro triunfal,
y el clarín de la guerra aún resuena
pregonando su gloria inmortal.

¡Libertad!, que los ecos se agiten
mientras llenos de noble ansiedad
nuestros campos de gloria repiten:
¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!